Seguidores


" Ya no quiero estar acá" (IV)

 2012 fue un año detestable. Quisiera borrarlo de mi vida, olvidarlo. Chau, adiós. No existió. Pero me estaría contradiciendo. "No te arrepientas de nada, equivocarse es aprender y bla bla bla". En el fondo, todos tenemos algo de lo cual nos arrepentimos. Asimismo sea algo que hayamos hecho, o no. Mi vida se volvió en un constante conjunto de malas decisiones.
 En el 2012 me encontré perdida en un laberinto sin salida. No voy a explayarme contando con detalles cada situación. Se volvería denso y la verdad es que no recuerdo mucho.
No tenia motivación alguna para seguir luchando. Estaba tan rota, tan vacía...
 Discutía constantemente con mis padres, mi hermano no actuaba como hermano, si no mas bien como un extraño. Estaba alejada de mis amistades, me encerré en mi propio mundo. 
Mi humor cambiaba constantemente, lo juro. Podía ser la chica mas feliz del mundo, llena de vida y a los pocos segundos sin razón alguna, me desmoronaba. Se que todos tienen cambios de ánimos, y que muchos se hacen llamar "bipolares" sin ni siquiera a ver hecho una consulta al psicólogo.
 "Que bipolar de mierda que soy" como si fuese un adjetivo. Gente, Bipolar es una maldita enfermedad. Dejando de lado mi descargo, mis cambios de ánimos eran preocupantes. Me iba de un extremo a otro. Solía llorar desconsoladamente sin tener razón alguna.  Sumamente feliz y de repente era un vegetal. No vida, no alma, no nada.
Tenia ataques de pánico, de ansiedad. Es horrible recordar. (Recordar es volver a sentir)
 . Me estaba haciendo daño, y la verdad es que de alguna forma u otro a la vez me aliviaba el dolor que me causaba. 

 "Lo peor es cuando te extrañas a ti mismo".

 En vacaciones hice algo impensable. En realidad lo pensé bastante, inesperable digamos. No encuentro la manera de explicar con palabras como me sentía.
Ya no sabia quien era, ni cual era mi propósito en esta interminable vida. Nuevamente, me encontré haciendo algo de lo que me creía incapaz, nunca se me hubiese cruzado por la cabeza. (nunca digas nunca)Ya no tenia sentido seguir así, vivir sufriendo, sin motivación alguna. Estaba segura de que nada ni nadie podrían salvarme. Se había acabado el juego para mi.
La depresión te hace tan egoísta, es difícil pensar en otras personas cuando estás envuelto en un manto de emociones inexplicables, no deseadas.Te sumerge a un inmenso vacío y te olvides del dolor que podes llegar a causar en los demás. Para que entiendan mejor, estaba en un momento de mi vida en el que si estaba cruzando la calle y un auto se aproximaba hacia mi, no haría el esfuerzo en correrme.
No recuerdo exactamente la fecha, ni el día, ni el mes. Pero durante una semana, me dedique a despedirme silenciosamente de cada uno a los que quería. Apreciar cada mínimo detalle, y contenerme mas que nunca. Escribí cartas en un cuaderno. Aun las tengo, mama las tiene. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario